miércoles, 18 de noviembre de 2009

Firefox Weave: Experiencia Cloud computing a prueba de usuarios

Acabo de conocer e instalar en el netbook la extensión de firefox Firefox Weave ( https://mozillalabs.com/blog/2007/12/introducing-weave/ ) que podéis descargar en https://addons.mozilla.org/es-ES/firefox/addon/10868 .

En otro lugar, su dueña ha instalado en el firefox de su ordenador principal la misma extensión y la ha configurado a su gusto para la sincronización.

Una vez sus datos estaban en la nube, he configurado Firefox Weave en el netbook:

Campos a llenar, 3: username, password, passphrase (para la encriptación de los datos). Elecciones a tomar 1: qué tipo de sincronización quieres:
  1. Sobreescribir Firefox Weave con los datos de éste firefox.
  2. Sobreescribir éste firefox con los datos de Firefox Weave.
  3. Sincronizar los datos de firefox Weave con los datos de éste firefox.
He elegido la opción 2: Sobreescribir éste firefox.
A continuación he tenido que ir a "Herramientas -> Firefox Weave -> Sync now" para que se realizara la sincronización inicial y en un par de minutos he tenido el contenido del firefox "maestro" en el netbook: favoritos, historial, passwords, cookies... fantástico!

Al iniciar firefox se sincroniza con el servicio y actualiza los datos.

Creo que el equipo de Mozilla Labs ha acertado plenamente con ésta extensión, que, dada la naturaleza ultra-móvil de un netbook, debería incorporarse inmediatamente a todas las distribuciones para ellos, porque su ventaja es más que evidente:
Tu información en cualquier lugar, en cualquier momento, al instante.


PD: Ubuntu incorpora algo llamado Ubuntu One, pero no se nada al respecto. Quizás hace lo mismo pero sincronizando más cosas.


EDIT: Tiene un fallo grave. Al configurarlo para que lo sincronice todo, si luego modificas ésa configuración, las contraseñas ya sincronizadas en otros ordenadores no se eliminan, aunque sí que dejan de actualizarse. Esperemos que vayan puliendo los detalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada