jueves, 27 de agosto de 2009

Entrevista a Richard Stallman 25 de agosto de 2009 (lanacion.com)

danielillu me ha pasado esto: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1166398

Mi turno para rajar!

Sobre Google:
- RMS dice: "Google Chrome no avisa de que descarga y ejecuta JavaScript"
- Es un chiste? Hasta hoy, el código JavaScript es 100% visible. Tú puedes ver lo que hace y si no te gusta lo desactivas o usas otra web. ¿Dónde está el problema?

Sobre Ubuntu:
- RMS dice: "No ayuda a la gente a valorar su libertad. Ellos podrían haber ayudado al movimiento pero no lo hicieron."
- Sacado de ubuntu.com hace 1 minuto:
"Ubuntu CDs contain only free software applications; we encourage you to use free and open source software, improve it and pass it on."

Sobre Firefox:
- RMS dice: "Hoy en día es software libre pero sugiere plugins privativos, nosotros ofrecemos Icecat , un browser que no sugiere software privativo y es muy importante, un programa privativo no es ético. Sugerir su uso como si fuese una solución es afirmar que no es un problema."
- Creo que RMS debería visitar la sede de Mozilla y besar el suelo. Pero no, en lugar de eso, en lugar de ponerlos por las nubes y reconocer que ni siquiera él esperaba un éxito tal del software libre, se queja porque Firefox prioriza la sugestión de plugins privativos que funcionan sobre plugins libres que NO funcionan.

Sobre las GUI: Pero, ¿entiende que mucha gente sí necesite una interfaz gráfica?
- RMS dice: Sí, no estoy en contra. Hemos hecho mucho esfuerzo para desarrollar interfaces gráficas libres, quiero que el software libre sea cómodo para todos los usuarios. Esto es más rápido para mí.
- A quién se refiere con "hemos". A la FSF? ¿Ha financiado la FSF en algún momento el desarrollo de Gnome, KDE, GTK, Qt, X.org, o drivers gráficos? ¿O algún estudio de usabilidad de alguna GUI? Me molesta que Richard Stallman use el microscopio de 1000000X para buscar culpas y culpables y en cambio sea tan difuso otorgando medallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada